Comportamiento

Las interacciones de comportamiento están implicadas en muchos de los fenómenos biológicos más espectaculares del trópico, como la imitación y el camuflaje, al igual que en numerosos procesos como la polinización y el parasitismo, entre otros. Tal y como Jano de la mitología romana, el comportamiento tiene dos rostros en la evolución: evoluciona igual que cualquier otra característica que puede ser heredada (continuidad a través de las generaciones), y actúa como un “marcapasos” de la evolución, estimulando cambios evolutivos de otras características.

Los etólogos de STRI están seriamente comprometidos con el estudio de animales identificados individualmente en sus ambientes naturales, dentro del marco de una perspectiva evolutiva. Las investigaciones realizadas por el personal científico están dirigidas a la evolución de la comunicación, el comportamiento sexual y social, la biología de polinización y forraje, y el aprendizaje, entre otros temas. Los estudios de comportamiento animal inciden en casi todas las áreas principales de la biología tropical. Al estudiar organismos individuales y la manera en que éstos responden a su ambiente físico y social, la etología entreteje los diversos hilos conceptuales de las investigaciones de STRI al relacionar el organismo con sus partes (como lo ven nuestros genetistas y fisiólogos) y con su contorno (como lo ven nuestros ecólogos y paleontólogos), junto con conocimientos de la historia filogenética (como lo ven nuestros sistematistas moleculares). En vista de que diferentes niveles de organización biológica inciden en el comportamiento animal, la etología tiene un papel singular e integrador en la creación de enlaces conceptuales entre investigadores que trabajan en distintos niveles (e.g., molecular, fisiológico, comunitario), y puede sintetizar rápidamente los nuevos hallazgos provenientes de otras áreas de la biología.

Personal científico que realiza investigaciones en comportamiento