Forest Speaks


Interacciones Planta – Animal

Cuando el árbol de Dipterix deja caer sus frutos, los ñeques entierran algunas de sus semillas para comerlas más tarde. Estas semillas quizás logren escapar de los insectos y otros animales que pueden comérselas.

Las semillas enterradas pueden ser las únicas que logren crecer hasta convertirse en nuevos árboles.

En áreas donde la gente ha matado a todos los ñeques, especies de árboles como el Dipterix son más y más escasas.

Mónica Mejía (asistente de investigación) ata una cuerda a algunas semillas para poder saber qué tan lejos son llevadas por los animales.

Sin las pequeñas avispas que entran en sus frutos para polinizar las flores que están dentro, los árboles de higo se volverían más escasos, afectando severamente a monos, zaínos, murciélagos y otros animales del bosque para los cuales los higos son una fuente importante de alimento.

Allen Herre estudia las interacciones entre los higos, las avispas que los polinizan y los pequeños nemátodos que pueden matar a las avispas.

Rainer Wirth (estudiante de doctorado) muestra a los visitantes una línea de hormigas arrieras que cargan hojas de un árbol a su nido.

Las arrieras suben hasta la cima de los árboles para cosechar hojas. Utilizan estas hojas para fertilizar al hongo que vive en sus nidos.

Los espacios que abren en el dosel al cortar las hojas, permiten la entrada de más luz para las plantas que están creciendo en la parte baja del bosque.