Otros Habitantes, fauna y flora urbana

El Martín Pescador

December 06, 2005

Picture

Martín Pescador Grande o Alcatraz, de espalda gris y partes ventrales principalmente rufas. La hembra - como ésta -, tiene una franja gris en el pecho. (Ilustración de Dana Gardner).


Algo de magia tienen estas aves. Quizás nos atrae lo vivaracho de su apariencia; o su habilidad para zambullirse en el agua y salir de ahí con un pez en el pico. Y si no, nada pasa, volver a intentarlo luego con las mismas intensas ganas. Personalidad posee, sin duda, esta ave.

Cuando se tiene la suerte de remar por un río con árboles bajos en las orillas, siempre es una sorpresa verlo salir volando repentinamente, alejándose hacia delante y soltando un sonoro "¡Crack!"

De tanto en tanto, en sitios como las riberas del Canal, en Miraflores, Pedro Miguel o Gamboa, se ve pasar un martín pescador volando alto en el cielo: pareciera que en esos momentos el ave se traslada de un territorio a otro.

Ceryle torquata, la especie aquí ilustrada (el dibujo muestra una hembra), es el martín pescador de mayor tamaño en Panamá (38-41 cm. de un extremo a otro del cuerpo). "Alcatraz" le llaman en el interior. Existe desde el sur de Texas (EU) hasta Tierra del Fuego

Su presencia en la ciudad sorprenderá a más de uno, pero los hay. Si usted ve un ave de pico largo y grueso y una cabeza que parece demasiado grande para el resto del cuerpo - y encima está cerca del agua - con seguridad esta viendo un Martín Pescador.

Los martín pescadores habitan en todo el mundo, aunque son más numerosos en las zonas tropicales, especialmente del África y Australia. En Panamá es posible observar a todas las especies (6) que existen en el continente americano. Estas siempre viven asociadas al agua, en donde consiguen su alimento principal: peces.

Andan solitarios o en pareja. El nido lo construyen en barrancos y consiste en un túnel horizontal de 10 a 20 cm. de ancho y 1 a 2 m de profundidad. Al final hay una cámara donde el ave deposita de 3 a 5 huevos.

A Ceryle torquata se le puede ver en el Parque Natural Metropolitano y como ya mencionamos, en ríos y lagos del área del Canal. También en las islas al final de la Calzada de Amador - con cierta frecuencia lo he visto en Punta Culebra. De seguro se mueve entre la ciudad y las islas usando la Calzada como ruta. Al igual que lo hacen tantos habitantes humanos de la ciudad los fines de semana, en su reclamo por un sitio publico donde reponerse del barullo de la vida cotidiana.

Colegas observadores de aves reportan encuentros con esta especie en quebradas arboladas dentro del ámbito urbano, tanto en la capital como por supuesto en provincias. Seguramente eran más abundantes hasta hace unas décadas en ciudad de Panamá, pero en lo que los ríos que cruzan la ciudad se fueron contaminando, especies así que necesitan peces para comer fueron disminuyendo, o desapareciendo del todo.


Mientras existan quebradas con bosque de galería - o si rehabilitamos algunas, lo cual se puede si queremos -, habrá la oportunidad de encontrarse con la magia en un instante de un martín pescador zambulléndose en el agua.

Me cuenta por teléfono el maestro Changmarín, de una vez que Tío Conejo y el alcatraz se encontraron, y apostaron quién aguantaba más hambre. Yendo al río, decidieron quedarse quietecitos. Al rato cayó al agua el alcatraz, una y después otra vez, y otra. Tío Conejo le preguntó alarmado "¿Que te pasa Alcatraz? ¡Estas rompiendo lo acordado!". "No - le contestaba el Alcatraz - "¡Me quedo dormido y me caigo!". Pero cada vez que caía el Alcatraz conseguía una sardina, demostrando así mayor sabiduría que la que Tío Conejo presumía.